Cuando lo que se comparte supera a lo que se busca: el caso de la aplicación para Facebook del diario The Guardian

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email -- Buffer 0 Filament.io 0 Flares ×

La presencia o el desarrollo de acciones en las redes sociales es, desde hace unos años, una parte inseparable de cualquier plan de acción en Internet. Ya sea porque es un importante complemento de la fuente principal del tráfico que tiene el cliente (por lo general el tráfico orgánico o el pago por clic) o porque el uso generalizado de estos servicios nos pueden permitir realizar acciones exclusivas en estos medios sociales.

Como sabemos, las redes sociales tienen la gran ventaja (puesto que para ello han sido diseñadas) de amplificar la difusión de contenidos y acciones según lo que denominamos “efectos de red” y que cabe entender con la metáfora de la bola de nieve que, según cae, va adquiriendo cada vez más material y con ello más fuerza de empuje. Es en estos casos, cuando se dan las circunstancias adecuadas como es la rápida difusión inicial de un contenido entre las redes y personas con poder influenciador (audiencias altamente segmentadas, blogs influenciadores, usuarios de Facebook y Twitter con gran alcance, etc.), cuando consiguen grandes éxitos de difusión en Internet.

Consideramos por tanto, que no hacer lo necesario para fomentar y potenciar que los contenidos y las acciones que se realizan en Internet puedan ser compartidos con facilidad en las redes sociales, es una pérdida de oportunidades y un error estratégico de cualquier plan de acción. Esto puede ser algo tan básico como implementar los consabidos marcadores sociales o necesitar de algo más complejo, como una aplicación, que permita obtener el máximo rendimiento de los contenidos y de la acción de los usuarios en redes sociales como Facebook.

Este es el caso del diario británico The Guardian, según nos cuenta Fréderic Filloux de Monday Note, que por primera vez en su historia ha conseguido que el tráfico que envía a su sitio web la red social Facebook, supere al tráfico orgánico procedente de buscadores. Y lo han conseguido gracias a una aplicación especialmente desarrollada para Facebook que republica sus contenidos online y que tiene recursos de acción para recomendar y compartir que potencian estos contenidos.

Como podemos ver en la gráfica anterior, el impacto del lanzamiento de su aplicación en el tráfico de Guardian.co.uk es evidente y presenta una clara tendencia al alza que ha llevado por primera vez a que el tráfico procedente de Facebook iguale al que procede de buscadores.

¿Qué conclusión podemos sacar de este caso? Siempre que nos enfrentemos a un proyecto de cualquier tipo, sea una marca que necesita lanzar su producto, una entidad local que quiere comunicar una acción o una empresa que necesita llegar a sus clientes, en todos los casos, siempre debemos preguntarnos:

  • ¿Qué puedo hacer para potenciar los efectos de red de mis acciones?
  • ¿Ya he seguido las recomendaciones básicas?
  • ¿Qué más puedo hacer para aumentar el impacto conseguido por los efectos de red?

Comentarios

Se el primero en escribir un comentario.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*